Ande conmigo

9 de septiembre, 2021

Madre Elisabeth Sinclair

Sep 9, 2021

Si un hermano o hermana están desnudos…

La Madre Susan, la semana pasada, compartió una hermosa historia durante su omilía sobre un grupo de Iglesias que se unieron para patrocinar a un grupo de inmigrantes camboyanos llegando a los Estados Unidos en los años 70...

La Madre Susan, la semana pasada, compartió una hermosa historia durante su omilía sobre un grupo de Iglesias que se unieron para patrocinar a un grupo de inmigrantes camboyanos arrivando a los Estados Unidos en los años 70, quienes llegaron a su territorio con solo lo que traían puesto. Las iglesisas ejercieron su poder de fé, proveiendo alojamiento, ropa, clases de inglés, orientación laboral, etc. A través de los años, la comunidad camboyana prosperó, constryuendo un templo Budista, y estableciendo restaurantes y miscelaneas camboyanas en la ciudad. Muchos de los hijos de los inmigrantes se convirtieron en doctores, profesores, abogados, etc. El riesgo asumido por las Iglesias, en forma coordinada, de tomar esta acción de fé, cambió su propia experiencia con Dios, la identidad de la ciudad y la vida de los inmigrantes camboyanos.

La Madre Susan también mencionó algunas de las maneras en las que, a traves de nuestra historia, Christ Church ha ejercido su poder de fé, especialmente con el apoyo a niños huérfanos con discapacidad, y niños con cancer. Quién haya escrito las cartas que atribuimos al Apóstol Santiago en el Nuevo Testamento, reflejó la prioridad de Jesús hacia el cuidado (curando y restaurando) de los pobres, desheredados, los nunca vistos y los devaluados. En todas las épocas de la humanidad, las viudas y los huérfanos han caído en estas categorías, así como los prisioneros y aquellos con enfermedades mentales o adicciones. ¿Qué otros grupos de personas les viene a mente que puedan caer en estas categorías?

Para mi, los versos mas llamativos y poderosos de las cartas del Apóstol Santiago son estos: “Si un hermano o hermana están desnudos y carecen de alimento, y uno les dice Vayan en paz, mantenganse abrigados y coman, y no les proporcionan sus necesidades básicas, de que sirve? La fé por si sola, si no viene acompañada con acciones, esta muerta.”

La realidad es que las necesidades de nuestro mundo rápidamente afectarían nuestro propio balance si tratáramos desesperadamente de darle aliento a nuestra fé y nos proponemos a hacer todo nosotros solos. Acciones proactivas, honestas, con un juicio objetivo, bien calculado y con el corazón abierto – pudieran ser una herramienta maravillosa para tomar decisiones en conjunto y decidir qué acciones tomar, ya sea de forma individual o de forma corporativa como Christ Church, y/o cuales tomar en conjunto con otras comunidades de fé. ¿Están dispuestos a compartir sus ideas conmigo y con el Vestry?